La defensa viene definida por la no-posesión del balón por parte de un equipo. Los defensores tienen como objetivo sacar de quicio al atacante: que no pueda tirar, entrar, que no sepa que hacer. Queremos que haga un uso defensivo del balón, que sea un esclavo del mismo, que no lo use ofensivamente, y que se límite a defenderlo. Queremos que él sienta miedo a perderlo, y que incluso quiera desprenderse del mismo. Y es ahí, en ese pase, de escasa calidad, donde lo queremos robar...

 

A la hora de hablar de la defensa debemos tener claras cuales son sus características y cuales sus principios  indispensables para la creación de los criterios de nuestra defensa individual.